Friday, August 14, 2015

María un Ejemplo a Seguir (version revisada Agosto 2015)

Cecilia Arias Devocional Comunidad Cristiana de Miami 9/24/05
Este es un devocional que tuve que preparar para mi iglesia, lo escribí en Septiembre 24 del 2005, 1 año exactamente después de perder mi tercer embarazo con 3 meses... Me gusta escribir reflexiones que hago en mis tiempos a solas... muchas veces son temas que voy meditando en Dios y poco a poco voy viendo como El me va comunicando y explicando por años. Y con diferentes experiencias me las hace entender un poco más... =========================================================== Muchas son las reacciones frente a María madre de Jesús. Para algunos una figura mística digna de adoración, casi una deidad y para otros para evitar ese extremo simplemente pasa ignorada y olvidada. Sin embargo, creo que todos nos olvidamos de elogiar y honrar las increíbles cualidades que tuvo ella como mujer para ser escogida por Dios, para llevar en su vientre a su hijo Jesús, nuestro Salvador y Señor. María que significa “Amada”, sin duda muy amada por Dios, quien pensó en ella ya en Génesis 3:15 "Pondré enemistad entre tú y la mujer, y entre tu simiente y la de ella; su simiente te aplastará la cabeza, pero tú le morderás el talón". Este era un breve adelanto al plan maravilloso que Dios llevaría a cabo a través de una mujer, es decir, Dios usaría como instrumento a una mujer para traer al Salvador que vencería al enemigo de este mundo. Luego llegado el tiempo me imagino que Dios escogería y prepararía una generación que asegurara la venida de esta joven virgen, pura, que le amara a El por sobre todas las cosas, porque la tarea que tendría que llevar a cabo no sería fácil. Me imagino lo especial que sería María, para que ella fuera escogida y no otra. Imaginense, si muchos padres escogen casi con pinzas el lugar de cuidados donde pondrán a sus pequeños hijos, o la persona que cuidara de ellos mientras los padres trabajan, imaginemos cuán importante sería para Dios escoger la madre de su Hijo. Por las costumbres de los judíos y de esa epoca, todos los estudiosos estan de acuerdo que ella debe haber sido muy joven, algunos dicen que podría haber sido 12 y otros unos 16 años de edad. Todo ese rango es bastante joven para el comun de hoy en día, se consideraría un embarazo adolescente. Pero debemos pensar en ese contexto que la esperanza de vida tampoco era tan larga y la madurez de los jovenes empezaba junto con la pubertad. En Lucas 1:34-38 vemos a María, un poco asustada cuando el angel se presenta a ella para darle una noticia increíble, al decirle que Dios le ha concedido su favor, al ser escogida para ser madre de Jesús. Su pregunta fue: v.34--¿Cómo podrá suceder esto --le preguntó María al ángel--, puesto que soy virgen? En algunas versiones dice "no he conocido varón", el concepto de "conocer" que tambien se menciona en Génesis con Adan y Eva, se refiere a una relacion intima de pareja. Cuando el ángel le aclara que para Dios no hay nada imposible, ella humildemente contesta: v.38--Aquí tienes a la sierva del Señor --contestó María--. Que Él haga conmigo como me has dicho. Con esto, el ángel la dejó. También si pensamos la verguenza que significaba en esos tiempos (y porqué no decir aún hoy en día) que una mujer joven y soltera quedara embarazada, era una gran presión que recibiría. Aún sabiendo María que se enfrentaría al rechazo de todos, ella se siente privilegiada. No se cuestiona que pasará con José al enterarse, si lo perdería, si sería madre soltera, qué pensarían sus padres y familiares, si la echarían de casa, etc. Ella se somete por completo al deseo de Dios confiando plenamente que El velaría por todo. Y de hecho sucede así, pues cuando José decide divorciarse de ella (pues ese era el divorcio aceptado por causa de "fornicacion", o relaciones sexuales antes del matrimonio. Un compromiso de casarse solo se podía romper por medio de un divorcio) y José quería dejarla en secreto para no hacerla pasar una verguenza pública (esto era muestra de verdadero amor de un hombre de Dios, que no buscaba la revancha), entonces Dios manda su ángel para hablar con José. Qué linda característica de María, ella no era dueña de su futuro, ni privilegiaba sus proyectos y deseos por sobre los propósito de Dios, sino más bien dice: “Qué El haga conmigo como has dicho”, años más tarde Dios escucharía palabras similares en boca de su hijo Jesús :"pero no se cumpla mi voluntad, sino la tuya”, en Lucas 22:42. Más adelante cuando María visita a su prima Elizabeth, esta le dice en Lucas 1:45 ¡Dichosa tú que has creído, porque lo que el Señor te ha dicho se cumplirá! Aquí vemos otra característica hermosa de María, ella creyó a Dios, y no cuestionó lo que se le había anunciado. En este encuentro con Elizabeth, María alaba al Señor en forma Majestuosa, un canto que se hace reconocido como el Magníficat: Lucas1:46-54 Entonces dijo María: --"Mi alma glorifica al Señor, y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador, porque se ha dignado fijarse en su humilde sierva. Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho grandes cosas por mí. ¡Santo es su nombre! De generación en generación se extiende su misericordia a los que le temen. Hizo proezas con su brazo; desbarató las intrigas de los soberbios. De sus tronos derrocó a los poderosos, mientras que ha exaltado a los humildes. A los hambrientos los colmó de bienes, y a los ricos los despidió con las manos vacías. Acudió en ayuda de su siervo Israel y, cumpliendo su promesa a nuestros padres, mostró su misericordia a Abraham y a su descendencia para siempre"--. Los estudiosos al respecto dicen que estas palabras las comparan con el Magníficat dicho por Ana del Antiguo Testamento, una mujer estéril que Dios escucha su clamor y le concede la dicha de ser madre. Vemos que María era una adoradora de corazón, que agradece a Dios por sus propósitos. Qué gran diferencia vemos hoy en día cuando muchas mujeres en vez de alegrarse al saber que serán madres, lo ven como un obstáculo para alcanzar sus proyectos personales. Luego, una vez embarazada, les toca ir a Belén a inscribirse para el censo decretado por Augusto César, y es ahí donde se cumplen los días, para el nacimiento. Lucas 2:7 dice: “Así que dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada.” Vemos a María tranquila, a pesar de todas las incomodidades vividas, sabiendo que llevaba al hijo de Dios en su vientre no esperaba un trato especial, vivió las dificultades del viaje, donde no contaba con un avión 1ra clase, con hoteles y restaurantes donde pasar a un baño limpio y con aire acondicionado, y como si eso fuera poco ni tuvieron lugar en un hotel ni hospital donde poder dar a luz en un lugar limpio y totalmente desinfectado. Sin embargo, no vemos a María deprimida, ni afectada por las circunstancias, envuelve a su bebé en pañales y lo acuesta en un pesebre, es decir, hace uso de los pocos recursos con los que contaba. Como mujeres hoy en día, ¿somos así de humildes frente a los deseos de Dios?, o nos resistimos a la incomodidades, luchamos por derechos, y no nos conformamos con poco. Ella no hizo uso del nombre de quien llevaba en su vientre, ni de quien le habia dado esta encomienda, solo renunció y acepto confiando que Dios estaba en control. Unos ángeles se presentan en una forma maravillosa y sobrenatural a unos pastores para anunciar el nacimiento de Jesús, sin embargo Lucas 2: 17-19, nos relata: “Cuando vieron al niño, contaron lo que les habían dicho acerca de él, y cuantos lo oyeron se asombraron de lo que los pastores decían. María, por su parte, guardaba todas estas cosas en su corazón y meditaba acerca de ellas.” Otra característica hermosa del caracter de María, sabia y prudente, era conocedora de acontecimientos increíbles, sin embargo, lo guardaba para ella, y meditaba en eso. No sentía que por todo eso que ocurría a su alrededor, necesitaba primeros lugares, ni se aprovechaba de todo esto para exaltarse a sí misma. ¿Nosotras podriamos guardar todo esto en secreto? Más adelante vemos la obediencia de María, en Lucas 2:21-23 Cuando se cumplieron los ocho días y fueron a circuncidarlo, lo llamaron Jesús, nombre que el ángel le había puesto antes que fuera concebido, es decir, un nombre que ni ella pudo buscar. Así mismo, cuando se cumplió el tiempo en que, según la ley de Moisés, ellos debían purificarse, José y María llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor. Así cumplieron con lo que en la ley del Señor está escrito: "Todo varón primogénito será consagrado al Señor. También ofrecieron un sacrificio conforme a lo que la ley del Señor dice: "un par de tórtolas o dos pichones". Estando Simeón en el templo, quien había recibido la promesa de ver al Cristo antes de morir, movido por el Espiritu de Dios bendice al bebé así: Lucas 2:29-35 "Según tu palabra, Soberano Señor, ya puedes despedir a tu siervo en paz. Porque han visto mis ojos tu salvación, que has preparado a la vista de todos los pueblos: luz que ilumina a las naciones y gloria de tu pueblo Israel." El padre y la madre del niño se quedaron maravillados por lo que se decía de él. Simeón les dio su bendición y le dijo a María, la madre de Jesús: "Este niño está destinado a causar la caída y el levantamiento de muchos en Israel, y a crear mucha oposición, a fin de que se manifiesten las intenciones de muchos corazones. En cuanto a ti, una espada te atravesará el alma." Aquí vemos a María maravillada pero al mimso tiempo humilde de lo que oía, además se le anuncia que ella sufrirá en medio de lo que Jesús cumpliría. María era todo un ejemplo para Jesús, pues estaba dispuesta a sacrificarse completamente para que Dios Padre llevara a cabo todo su plan para salvarnos. Más adelante se mencionan partes como Lucas 2:40 donde dice que Jesús crecía y se fortalecía, que progresaba en sabiduría, y luego en Lucas 2:52 dice en conocimiento y en estatura. Por supuesto que en todo esto estaba Dios, pero no podemos desconocer que María tenía que ver con su alimentación diaria, con nutrientes y vitaminas, todo lo necesario para que Jesús creciera sano. Por supuesto que en todo lo mencionado está José, pero esta vez he querido referirme solo a María. También como madre enseñaría a su hijo en el amor a Dios, sin duda que Jesús como un niño común y corriente miraría a su madre como enfrentaba las dificultades, como se refería a Dios, y a otras personas. María no era una mujer sobrenatural, era una mujer como cualquiera de nosotros que necesitaba de la sabiduría de Dios y de sus fuerzas para criar de la mejor forma a Jesús. Bueno hay otros eventos más adelante donde se menciona a María, como en las bodas de Caná, en la muerte de Jesús, y cuando estaban en el aposento alto, perseverando en la oración unanímes con los creyentes de ese momento donde luego les visitaría el Espíritu Santo. Pero me he referido solo a algunos eventos, para que reflexionemos en el caracter de María, muchas veces he pensado que habría hecho ella en mi lugar, ¿Fue diferente al criar a Jesús, o lo hizo como lo hubiera hecho con cualquier otro niño? Otras veces me he preguntado si yo hubiera sido la escogida para tan grande tarea, ¿Cómo hubiera reaccionado? ¿Cómo criaría a mis hijos si uno de ellos me hubiera sido encomendado así? Y luego el Señor me ha respondido, "ES ASI”, pues cada uno de nosotros que somos sus hijos tenemos la misma tarea que tuvo María, criar hijos para El, para que cumplan Su propósito, no el nuestro, por lo tanto, no podemos descuidarnos. Creo que si María hubiera tenido oportunidades de trabajar, de dejarlo en un Day Care (centro de cuidado), o dejarlo ver TV, todo hubiera sido pensado de manera que Jesús llegara a ser quien debía ser. Hoy tenemos la misma responsabilidad con nuestros hijos, y como iglesia también debemos pensar así, ¿Si entre los niños de nuestra congregación hubiera estado Jesús, qué hubieramos hecho diferente? Dios nos dice hoy, esos niños significan los mismo para mí, Uds. son tan responsables de ellos, como si Jesús se hubiera criado entre Uds., es decir cada actitud que tenemos con un niño, como le amamos, como les saludamos, como le hacemos una clase, debieramos pensar que es para Jesús. Y a los solteros y solteras, si hoy Dios te buscara para ser la madre o el padre de Jesús ¿Cómo responderías? ¿ Vives en santidad y pureza para tan grande honor?

No comments: